Guía de compras

El revestimiento de paredes es una excelente opción al momento de escoger una forma de decorar una pared sin necesidad de pintarla. Sirve para tapar imperfecciones o darles un toque diferente a esas paredes blancas del hogar. Suelen ser resistentes al agua y de un fácil mantenimiento.

En el mercado existen cientos de modelos de paneles decorativos que varían en patrón y color, adaptándose así a diversidad de gustos y entornos. Los materiales más usados para el revestimiento de interiores son láminas de madera, cerámica con relieve, paneles tridimensionales, pavimento de hormigón pulido e inclusive piedra natural.

Cada material usado otorga un tipo diferente de revestimiento, y con ello, un estilo acorde a cada entorno, ya que por ejemplo la piedra natural permite tener una pared de piedra ideal para el recibo de una casa, pero comprar madera y hacer un revestimiento con este material puede ser ideal para un apartamento.

El revestimiento de una pared puede ser de toda la pared, o de una parte nada más, como el friso pared que puede ser de la parte superior de la pared hasta su unión al techo, o de la parte inferior, pudiendo en este caso usarse también un zócalo como decorativo.

Hay diversas marcas en la industria del revestimiento de paredes, entre las cuales destaca principalmente Grosfillex, la cual lleva muchos años en el mercado y posee una cantidad increíble de diseños innovadores que renovarán cualquier interior deseado.

Producto disponible en Amazon.es

    ¿Cómo hacer un revestimiento de paredes?

    Para decorar un pequeño espacio de la pared con un tablón de madera o una pared completa con losetas vinílicas son necesarios accesorios tales como rastreles y adhesivo, dependiendo claro del tipo de revestimiento a utilizar.

    Lo primero es tener claro de qué tipo se hará el revestimiento. Una vez que ya se tiene el material a utilizar y los accesorios con los que se podrá montar, se procede a escoger la pared a cambiar. Es conveniente no revestir todas las paredes de una habitación si no una de ellas para así evitar que sea algo excesivo, siempre claro, a gusto del cliente.

    En el caso de un revestimiento de madera, el cual es el más sencillo de hacer en casa, se deben atornillar a la pared los rastreles de forma vertical y sobre éstos se apilan las láminas de madera en sentido horizontal para evitar así hacer demasiados agujeros. Para otro tipo de revestimientos es mejor contratar a un personal capacitado.

     

    ¡Suscríbete a nuestra newsletter!

    ¡Suscríbete a nuestra newsletter!

    Recibe las mejores ofertas y consejos para mejorar tu hogar directo en tu correo. 

    Te suscribiste exitosamente.